No es oro todo lo que reluce:Fraudes científicos

Un error nunca se convertirá en verdad por veces que se repita.
La verdad nunca será una equivocación, aunque nadie la escuche.
– Mahatma Gandhi

 

   Como exemplos os que nos mostran os alumnos e alumnas do IES Sar no sue blogue, unha idea de actividade  para trasladar a outros blogs, atendendo ó obxectivo da materia de desenvolver o espíritu crítico. Para empezar desbancando unha idea moi extendida : que o adxectivo científico é sinómino de verdadeiro ou contrasatado. Unha boa actividade para testes primeiros días. Non creedes?

imagen El caso del surcoreano Hwang Woo Suk y sus falsas células madre, o la controvertida apropiación del virus del sida del francés Luc Montagnier por parte del estadounidense ex codescubridor del VIH, Robert Gallo, son dos escándalos famosos. No todos los casos de fraude en investigación tienen que ser tan famosos como el de Hwang Woo Suk, que anunció en 2005 haber creado unas líneas de células madre embrionarias y se hizo célebre. Pero la gloria le duró poco: unos meses después se descubrió que había falsificado los resultados. La revista Science que había publicado el hallazgo hizo una larga rectificación y pasó un bochorno considerable. Saltaron, por ejemplo, con Jan Hendrik Schön, un físico joven, de nanoelectrónica, de los Laboratorios Bell (EE UU). Él anunció un número llamativo de descubrimientos, pero los resultados que presentaba fueron imposibles de reproducir por otros científicos y se constató que había inventado o manipulado los datos en numerosas ocasiones entre 1998 y 2001. Más duradero fue uno de los engaños más famosos de la historia de la ciencia: el Hombre de Piltdown. Era un cráneo presentado en 1912 por el británico Charles Dawson como eslabón perdido entre el mono y el hombre, la combinación óptima entre cráneo perfectamente humano y mandíbula simiesca. El Hombre de Piltdown conservó su respetabilidad cuatro décadas, hasta que, en 1953, se descubrió que era un montaje de un cráneo humano actual y una mandíbula de orangután.

Esta entrada foi publicada en Biblioteca de actividades, Ler Con-Ciencia, Universo e vida. Garda o enlace permanente.

One Response to No es oro todo lo que reluce:Fraudes científicos

  1. andrea pichel 1a di:

    Na miña opinión, Lisenko non debería haber feito o que fixo descartándo nin perseguindo a todo aquel que propuxese unha teoría que non seguise á del ou que tivera outros ideais, e aínda máis se non era un científico senón que só descubrira algo como quen di “por casualidade”.
    Por outro lado, outro artígo que me chamou a atención foi o da falsificación dos resultados, ou las falsas células nai do koreano Hwang Woo Suk.

Deixa unha resposta